Search
  • Juan Miret

Filmando la libertad con un libreto Latinx

Juan Miret

Las fuerzas armadas estadounidenses son un microcosmos del mundo real. Entonces, un guión de una película realista sería uno que mostrara precisamente eso: La diversidad. Digamos un Latinx, que nació el 4 de Julio, en la cuna de América: California. Agrega el haber sido criado en México, regresar a los Estados Unidos para asistir a la escuela secundaria, unirse al ejército, cumplir dos giras en Irak y hacer una película a partir de una novela corta escrita por su esposa. Si bien una historia así tiene todas las características de un guión galardonado con un Oscar, es la vida real para Rogelio Almeida.


El californiano Rogelio Almeida nació hace 37 años, el 4 de Julio, en la ciudad de Torrance, pero se crió en Zacatecas, México. Pasó 12 años en un pequeño pueblo llamado Encarnación, ubicado en la parte centro norte de México. “Es pequeño y rural, pero es muy colorido y está lleno de historias”, dijo. “Sabía que tenía que dejar Encarnación, luego regresar a Estados Unidos y estudiar para perseguir mis sueños. Todos mis sueños estaban conectados a mi querido México, pero necesitaba una plataforma para lanzarlos ”.


México le dio a Almeida una visión única: La diversidad y el multiculturalismo.


“Rápidamente superé las diferencias culturales y los diferentes idiomas y tradiciones”, dijo con evidente emoción en cada palabra. “Estar expuesto a mis raíces, sentir la cálida brisa en tu rostro, aprender que la vida va más allá de la América corporativa es algo hermoso. Nada se puede comparar a pasar tiempo con tu familia con una carne asada, la música, en general, es una experiencia maravillosa ".


Almeida regresó con su familia a Estados Unidos y se establecieron en Duncan, Oklahoma. “Un okie de California con acento mexicano. Gran combinación”, dijo entre risas. “Me uní al ejército de los Estados Unidos justo después de la escuela secundaria. Soy un privilegiado porque he visto lo mejor de dos mundos. Era hora de servir a mi país, así que lo hice".


Filmar no estaba en el plan de Almeida, sin embargo, “la vida te sorprende todos los días”, comentó. “Comencé a usar una cámara digital durante mi segunda gira en Irak. Quería documentarlo. Formaba parte de la historia. Y ese fue mi entrenamiento, yo diría que un curso intensivo de filmación”, dijo Almeida al describir su servicio en la 3.ª División de Infantería del Batalló. Cobra en la Operación Libertad, en el 2003.“Aprendí muchas cosas en Internet y utilicé mis tarjetas de crédito y ahorros para comprar algunos equipos para comenzar a filmar".


Su esposa, Nora Contreras-Almeida, escribió una novela corta en la escuela secundaria: Yveete. Entonces, al final de su servicio, comenzaron a soñar con algo grande. “Queremos hacer una película”, casi gritó. "Queremos ser cineastas".


Entonces, como si fueran a cocinar un menudo mexicano, comenzaron a recolectar ingredientes: Sin experiencia. Sin actores profesionales. Sin presupuesto. Solamente talento y coraje. Esos fueron los elementos de sabor de la película. “Y el plato final estaba delicioso”, dijo con una gran sonrisa en su rostro. Ese fue El Paso inicial de su primera película.

Almeida describió cómo se enseñó a sí mismo a utilizar correctamente una cámara de 35 mm. “Cuanto más difícil sea el objetivo, mejores y más sabrosos serán los resultados. Es como un buen platillo mexicano. Lleva una eternidad hacerlo, pero sabe tan bien al final ”, dijo mientras movía las manos como si estuviera sosteniendo su primera cámara digital. “Fue un sueño hecho realidad, quiero decir, volver a México para convertir la novela corta de mi esposa en un largometraje”.


La película de 104 minutos se rodó entre Oklahoma y México. Desde su estreno en el 2009, Yveete se ha proyectado en varios festivales de cine.


“Este país es asombroso. Puedes servir en una guerra y al mismo tiempo explorar y encontrar nuevos sueños y significados en tu vida”, dijo Almeida. “Aún mejor, puede mostrar sus raíces, su herencia, pero no solo a un grupo pequeño, sino a todos, en todas partes. Esa es la magia de filmar. No hay fronteras, ni idiomas, ni barreras. Sólo sueños”.

[Cortesía]

17 views0 comments

Recent Posts

See All